IYF a los 30 años

Ver en inglés

En abril de 2020, en medio de una pandemia mundial, gritos de injusticia social y un tumultuoso panorama político en Estados Unidos y otros países, la IYF cumplió 30 años.

Como era de esperar, dejamos en pausa cualquier plan de celebración para centrarnos en los retos y necesidades más urgentes del personal, los programas y los jóvenes de la IYF durante una época de pruebas sin precedentes. Ha sido un año en el que hemos tenido que hacer frente a nuevas realidades, reimaginar lo habitual, reflexionar sobre las mentalidades cómodas y reinventar las viejas soluciones para adaptarlas a los nuevos contextos.

A pesar de la calamidad del año pasado, los jóvenes de todo el mundo se levantaron y dieron un paso adelante para afrontar los retos en sus propias comunidades y más allá de las mismas Sin duda, a medida que el mundo comienza a recuperarse, repararse y reconstruirse, los jóvenes seguirán liderando la carga.

En este momento, es fundamental que nosotros—y otras organizaciones al servicio de la juventud—seamos el socio que los jóvenes necesitan para crear el mundo al que tienen derecho.

Con un año de retraso, la IYF reconoce un hito. Estamos orgullosos de nuestro legado y creemos que hay mucho que merece la pena celebrar. Pero también creemos que cualquier mirada al pasado debe hacerse al servicio de ver hacia adelante.

Así pues, durante el año de nuestro aniversario tardío, nos haremos la siguiente pregunta y compartiremos nuestras respuestas con ustedes: después de 30 años, ¿qué representa la IYF?